7 de julio de 2006

Historias de la .... mili

Hace algunos días, leyendo un blog amigo, sobre aquellos que ahora ya no están con nosotros y como tratamos de recordarlos...

Bueno, reconozco que así dicho, puede parecer un poco "negro", pero no quisiera que lo fuera así. Simplemente, es que aquel post, me hizo recordar a mis abuelos, y de como con sus historias sobre la mili o la guerra, que por aquel entonces hubieron de pasar, trataban de entretenernos e incluso animar aquellas tardes aburridas en el pueblo.

Recuerdo como disfrutaba mi abuelo contándome sus experiencias en la mili, con los otros muchachos, estando en una ciudad lejos de su familia, añorando aquello que por un instante fugaz formó parte de su vida, y de alguna manera de la nuestra cuando ahora, con ternura recuerdo aquellos monólogos.

Y... de aquellos tiempos.. en los que casi todo el mundo.. perdón, casí todos los hombres tenían que hacer el servicio militar, a los actuales, en los que no muchos de nuestros compañeros han hecho la mili.

Tengo amigos que han hecho la mili, y.. cuando sale el tema, disfrutan como antaño disfrutaba mi abuelo, contando las batallitas y las perrerías que hacían al cabo, al teniente o al que fuera.
Supongo que para éstos, sus nietos tienen las aventuras aseguradas, pero... ¿y los que no?

¿Que será de esos nietos cuyos abuelos no tengan historias de la ... mili que contar? ¿Cuál será el tema que lo sustituya?

Desde aquí... un besito a todos nuestros abuelos y sus historias, estén donde estén...

3 comentarios:

KAMELAS dijo...

Gracias por el enlace .. me encanta que algo que escribi te hizo pensar .

Lo que ya no comparto es lo que dices : Si los recuerdos de una persona se limitan a la guerra o a la mili .. bastante vacia ha tenido que ser el resto de su vida ..

Me da a mi que no hay nada bonito que contar de una guerra, vencedor o vencido, o si ?

Un saludo

pingus dijo...

Kamelas, no te enteras
En mi caso, yo fui uno de los pocos tontos que hizo la mili cuando esta estaba ya agonizando, le quedaban 3 años para desaparecer. No fue tan dura como en la época de nuestros padres ya que salia a las 2 todos los dias y le hice aqui en Pucelandia.
Me arrestaron varias veces por motivos varios: no desmontar el "cenme" en menos de 2 min., llamar por megafonía a soldado Tomas Turbado, y por perder una bala.
El peor/mejor momento fue un dia que estaba de cabo guardia y me vino un general de división que era clavaito a Charles Montgomery Burns (el dueño de la central de los Simpson), me contuve la risa pero estuve a punto de estallar en sus mismas narices, sobre todo cuando tuve que llamarle vuecencia.

Durante un mes creo que me sirvió par algo en el caso de ir a una guerra 8que no iria) pero el resto no hice mas que poner guardias en una tabla de word y hacer unos recuentos varios en un estadillo, pasando todo el dia con un brigada chusquero con el que hablaba todo el dia de vinos, setas y buenas mozas.

Perovsquita dijo...

Yo no me refería a contar batallas batallas, a disparos y demás...
sino a las historias que nos contaban de las relaciones con otra gente que allí tenían lugar.

Algo así como contar las aventuras cuando vas de campamento.

Y.. eso te puedo asegurar, que todos los que conozco que han hecho la mili, tienen cientos...

si nuestros abuelos hubieran ido de campamentos, serían historias de campamentos..)

Siento haber dejado una idea confusa.