6 de septiembre de 2006

Silencio, chist!

Silencio,
oigo un murmullo a mi alrededor.
Un nido de víboras siseando sonidos ininteligibles, adaptados a su lengua viperina, audible únicamente al sinsabor de sus pensamientos.
Oigo sus movimientos reptiles, el silencio con que se acercan y acechan a su presa.

Silencio,
Son las hojas de los árboles quienes claman hoy al cielo sus plegarias,
ellas, quienes buscan en el futuro, el maná que calme su sed.
Las que suspiran sin saber, que sus suspiros llenan nuestros pulmones,
las que vibran con el trinar escondido de las aves.

Silencio,
Hay sirenas dispuestas a aterrizar en la arena,
dispuestas a deleitarnos con el dulce de su cantar,
a llevarnos lejos de la orilla, y sumergirnos en lo más profundo de su mar.

Silencio,
necesito el silencio que no hay, porque...
el ruido de la ciudad no me deja escuchar el tam tam de tu corazón.

5 comentarios:

pingus dijo...

este blog se esta conviertiendo en un blog demasiado literario zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz, jooo prefiero conversar sobre algo

Perovsquita dijo...

Bueno, no está mal variar un poco, ¿no?
Hay días que el cuerpo te pide estar un poco más sensible que los demás, y no porque sepa a que huelen las nubes... por si a alguien se le ocurre....

pingus dijo...

si, si el texto esta muy bien, eres una gran escritora pero es que un palurdo como yo no puede decir nada al respecto, ... bueno si, que las nubes que se emiten por la chimenea de la planta donde trabajo no huelen pero son mortales (CO) algunos dias.

almena dijo...

Silencio
Ese "tam-tam" es la música más "vital"
:-)

Un abrazo!

KAMELAS dijo...

" .................."

Para ti ...