17 de mayo de 2006

Momento filosófico


Partiendo de una conocida frase que se hizo popular, (cosa que no ocurrió con su autor, pues al menos en mi caso, no soy capaz de recordar su nombre):
"Yo soy yo y mi circunstancia".

El yo que tú conoces en este momento, ¿será el mismo yo, que tú podrías conocer en otro instante, si se dieran las condiciones para ello?

Porque... en este momento, mi circunstancia y la situación en la que nos podemos encontrar, tal vez no se vuelvan a repetir, con lo cual, mi yo distinto de mi actual circunstancia, tal vez no sea ni remotamente posible de reproducir.

Y tienendo esto en cuenta, en el momento de mi circusntancia, tú, puedes estar pasando por otra circunstancia que interaccione o no con mi yo, de tal modo que pueden darse los casos:

1. Yo soy yo y mi circunstancia independiente de la tuya (Terminología de ciertos jefes, dictadores y demás..)

2. Yo soy yo y mi circunstancia dependiente de tú yo y tu circunstancia (Caracteres mas sociables).

3. Mi yo y tu yo no tienen circunstancia, y dudamos que mi yo sea yo, y tú, tengas un yo, de tal modo que tanto tú como yo, son la misma persona. (estoy solo??)

4. Tu circunstancia altera mi yo... y yo tengo la circunstancia justa, de mandar tu yo a formar un solo tú. (Ahi te quedas tú!)

5. Tanto tú como yo, hemos perdido la circunstancia para circunstancialmente, encontrar un paralelismo entre el yo y el tú. (Perdiendo facultades...)

CONCLUSIÓN: La situación hace de las personas un yo para mí, y un tú para tí de mí.

5 comentarios:

Muiii ¿?¿?¿? dijo...

¿?

Perovsquita dijo...

Mí, sin tú tí, no es más que yo sin tí tú.

Anónimo dijo...

BUfffffffff, no he podido acabar de leer la entrada ...

jalcape dijo...

Te has lucido cris, no me enterado de nada, yo tampoco he podido acabar de leerlo

pingus dijo...

... pero eso de la circunstancia no es lo que les hacen a los judios nada mas nacer? las mujeres no tienen circunstancia?

yo soy yo y mi hipoteca