22 de febrero de 2006

Una Lanza a favor de las canciones de CINE de BARRIO

Para muchos, con solo leer el título de este post, seguro que ya habeís empezado a emitir arcadas o incluso quien sabe que más pestes al respecto.

Pero esa reacción de muchos, es debida a que ni siquiera saben de qué canciones se tratan, y quizás, únicamente las han oído cantadas por "PARADA" y el pianista Sebastián que lo acompañaba.

En mi opinión, si se cantan en otro contexto, pueden tener su gracia, e incluso, animan los días de bajón. (Esto último por experiencia propia).

De todos modos sí que me parece feo la intransigencia de algunos, que de primeras ya tienen el "Que asco" en la boca. Joder!, a mi hay canciones que no me gustan pero soy mas transigente con todo tipo de música, y por ello respeto los distintos gustos que hay.

Así que, por eso es, que rompo una lanza en su favor.

Es la música de nuestros abuelos y de muchos de nuestros padres, y han formado parte del subsuelo musical de este país durante mucho tiempo, y como tal, yo creo que se merecen un poco de respeto. De hecho para construir un futuro tenemos que tener bien claro nuestro pasado.

El que consiga o no, hacer cambiar la opinión de muchos, sinceramente no me importa mucho, porque yo voy a seguir cantando la campanera en la ducha, y los 12 cascabeles mientras conduzco mi coche por la ciudad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me la encontre en la calle
como a una mujer cualquiera
yo me la encontre en la calle
y resulto ser tan buena
que no hay en el mundo un caudal
que me separe de ella

Muiiii dijo...

Ole, ole!!

arriba Joselito y Marisol!!!!

Perovsquita dijo...

Que no tiene na que ver,
que no tiene na quer ver,
el color y la estatura con las cosas del querer, con las cosas del querer.....

pingus dijo...

yo sin embargo cuando voy conduciendo por la ciudad con mi coche me surgen dulces medodias de marilyn manson en ocasiones entrelazadas con pintorescos acordes de sepultura y estribillos de metálica, es lo que tiene tener un coche gasolina.

Gordilla dijo...

¡Qué puedo decir yo...! Os canto la que queráis, y además "el hijo del ganadero" a coro, que ya la tenemos más que ensayadita.