13 de febrero de 2006

EL AMOR....................¿ENGORDA?

Con motivo de la semana del amor, de`l amore, del love, como han dicho en numerosos medios de comunicación, aquí, no podía ser menos y haremos un breve comentario al respecto. Eso sí, no se trata de incitar a comprar compulsivamente bombones de corazón y demás chismes rojos con dicha forma.

Cuando a alguien el otro día le preguntaron por la radio qué opinaba del amor, el sujeto dijo con voz profunda y sabiendo de lo que hablaba, lo siguiente: "El amor es la forma más rápida de engordar".

Ni que decir tiene, que en el momento me quedé un poco perpleja ante semejante definición, pero, poco después, cuando traté de embutirme en unos pantalones, la frase en sí, no me pareció ni tan incoherente ni tan falta de sentido (dejo al lector lo supuesto y "sobreentendido").

Mientras estamos solteros (o no, según tipos/as), vamos a la caza: es un deporte muy duro, tratar de impresionar a alguien y hacer que caiga en tus redes. Esto conlleva un gasto enorme de energía por parte del cazador y del cazado a su vez, pues en general, nunca se sabe quién caza y quién es cazado.

Pero cuando, ya no vamos a la caza (omito el estado de soltería, puesto que los/as hay que están toda la vida cazando), toda esa energía la empleamos en ir con nuestra pareja a algún sitio a cenar, a tomar unos pinchitos, una copitas, unos pasteles... otros pinchitos más... un helado en época de estío...
Conclusión: grasas, azúcares, colesterol... y como consecuencia unos kilitos de más.

Entonces, ¿porqué mucha gente se empeña en ir a gimnasios para estar en forma y tener un cuerpo con el que impresionar a sus futuras parejas, si, una vez que alcance el estado "del amor", todos esos esfuerzos pasados van a convertirse de nuevo en "volumen muscular"?

Y.. si al menos son los dos los que engordan, no está mal, no habiendo problema, pero ¿y si sólo es uno de los dos el que engorda? No valen excusas como, es que mi metabolismo, yo digiero muy bien... pamplinas!
Ahora ya sabemos que la verdadera razón es que no está enamorado.. ¿ o no?

En cualquier caso, dejo en sus mentes la duda.

7 comentarios:

pingus dijo...

Sabias palabras pequeña perovsquita. El amor engorda de eso no hay duda pero ¿que pasa con la lujuria, con el placer carnal, con el "seso",..? todo esto debería equilibrar la "balanza", si no es asi es o que se practica poco/rapido o que el amor es tan fuerte que no hay nada que pueda con su peso.
Me apetece una ración de mollejas con pimientos del bierzo, ¿quieres una?

pingus dijo...

y que decir de un buen chuletón de buey con sal gorda, regado con un buen vino del valle del Douro, mmmmm

Perovsquita dijo...

Preferiría un poco de morro de toro rebozado.
jajajaja

pingus dijo...

... explica eso del toro, yo se porque lo dices, pero lo normal es que la gente crea que me has puesto los cuernos y yo me he rebozado en el fango de dolor.

Perovsquita dijo...

El sábado pasado fuimos de visita al término municipal de Toro (Zamora), y paramos a tomar unos pinchos, y.. ¿que pincho más típico que un poco de morro rebozado?
Teniendo en cuenta que a ninguno nos gusta el morro....

Muiii dijo...

Tienes razon en todo lo que dices de ir de caza excepto en una cosa... Chuck Norris no sale de caza, sale a matar

jaivan dijo...

Lo que engorda es la edad y el maldito trabajo de estar 9 horas atontado delante de un ordenador.

Es verdad el anuncio ese de que a partir de los 30 no existen hombres sin barriga,.. ni mujeres sin cartucheras, eh!!!!.

Me voy a comer un donuts a la cafetería, que me lo he ganado.