12 de enero de 2007

Veo veo


Corazón aventurero, sin rumbo fijo voy.

Mi patria es el océano y mi meta su confín.

Cabalgo sobre mi barco, cortando las olas que a mi paso salen buscando pelea.

Dispuestas las velas van, arriadas, en espera de mejores vientos que guíen nuestra alma ya caduca, a mares en calma y tierras con tesoros por descubrir.

Sobre mi pierna noto, los efectos del temporal. Cojeando pero aún con estilo y coraje, camino erguido por proa, divisando cual será nuestro siguiente destino.

Los pulsos que en vida eché a los elementos del mar, se han resarcido en mis huesos. Siento el mar en mis entrañas, y el anhelo de crear una leyenda sigue pendiendo de un hilo.

Los escollos con que en esta vida me encontré, superados fueron con ahínco, cuan un barco se enfrenta a un mar encabritado en busca de un puerto donde amarrar.

Ahora, en la soledad de mi camarote, cuando ya, mis valientes escuderos y amigos, han ido a descansar, a la luz de un candil, escribo mis memorias, y las historias que hemos vivido juntos.

Si en estos momentos, estás leyendo esto, será que la botella en que viaja mi vida, llegó a buen puerto, mientras nosotros, seguimos tentando a la luna, noche tras noche, a que guíe nuestro camino hacia ningún sitio.

4 comentarios:

Acus dijo...

¡¡Al abordajeeeee!! Vamos, palabras, robadle las suyas a Perovsquita, a ver si conseguimos que hable y nos diga donde está el cofre donde guarda la inspiración. ¡¡Por Barbarroja que lo conseguiremos!! ¡¡Arriad las ideas!! ¡¡Recoged el optimismo!! ¡¡Remad con ilusión!! ¡¡Carguen los corazones!! ¡¡Apunten a Perovsquita!! ¡¡Al abordajeeee!!

Perovsquita dijo...

Que bueno!!! Veo que has captado la idea de lleno.

Ahora, me temo que las palabras se llevarán un chasco al descubrir que la inspiración de perovsquita está en preocupante sequía...

Feliz fin de semana!

Lunarroja dijo...

¡¡Tierra a la vista!!
Pues eso, que ha llegado a buen puerto... Por lo menos, a puerto. Lo de bueno, que lo digan los demás ;-)

vigía dijo...

Por cierto, ahínco es con "h".