18 de enero de 2007

Ese aroma....


Esta mañana cuando me dirigía al trabajo, me he emborrachado de un perfume conocido.

Un olor que no me ha dejado impasible y que me ha hecho seguir tras él.

Un aroma que venía de una persona completamente desconocida, pero con un perfume que no lo era.

Un olor que por un instante, de nuevo me ha llevado a tí.

4 comentarios:

Acus dijo...

Si yo tuviera que seguir un olor..., sería el del pan recién horneado..., mmmm...

Perovsquita dijo...

Ese tambien es de los que apetece seguir casi casi hasta el fin del mundo...

Saludos!

pingus dijo...

a mi me encanta el aroma del oro, cuando lo detecto mi nariz me lanza atropelladamente hacia su busqueda.
Lo triste es que la mayoria de las veces mi nariz suele orientarme hacia viejecitas con dientes de este preciado metal y me suelen arrear un coz.

Otros aromas que me gustan, ya menos lucrativos, son el de la vainilla, el de la madera nueva, y el del bosque mojado. Tampoco descarto el aroma del lechazo al horno.

Aiguamel dijo...

Ay! los olores me llevan y me mal llevan a veces por la calle de la amargura,... seguramente es el sentido que menos me deja indiferente.