21 de septiembre de 2007

Baño de Multitudes

La pregunta es: ¿Para que me he duchado yo esta mañana?

No hay nada mejor para empezar con buen pie la mañana y para despertarse completamente, que un buen baño de multitudes.

Uno se acerca despacio hasta la boca del metro. Inserta el tiquet para que se abra la puerta, y se encamina medio despierto medio dormido, hasta el andén de la Línea que te acerca al lugar de trabajo.

En cuanto llegas al anden, observas que hay un montón de gente, que ha tenido la misma ocurrencia, exactamente en el mismo momento, y te asalta una duda en cuanto ves entrar el metro en la estación.

Todos los vagones entran saturados de personas. Yo, los miro, y acto seguido miro al anden, y lo único que pasa por mi cabeza es: "No entramos".

Da igual que sea el vagón de cola ó de cabeza, van todos igual de llenos, no, mejor dicho, de jodidamente llenos.

Elijo uno cualquiera y armándome de valor, me hago con un mínimo espacio para mis pies, y un cachito adicional para mi mochila.No hace falta más.

De repente lo tienes claro: Alguien olvidó desconectar la sauna del metro, ó sino, al menos olvidó avisarnos de ir con ropa de piscina.

Aunque no quieras, empiezas a notar que transpiran todos y cada uno de los poros de tu piel. Y con ello, el aroma del gel que pensabas te acompañaría todo el día. No. El gel sigue en el mismo sitio, cerca de tu bañera, pero no sus efectos sobre tí.

Ya está. Da igual haberse duchado que no. Ya hemos compartido todos colonia y olemos todos a humanidad, y no precisamente por lo hermanados que podamos estar.

Y... mientras deseo que por fin llegue mi parada, tengo tiempo de pensar esto, para tener con que entreteneros un ratito.

Los famosetes esos del tres al cuarto que gustan de tener de cuando en cuando baños de multitudes, ¿porque no se pasan algún día a las 7:30 de la mañana por la línea 6? (opcional).
Seguro que entonces, se dan el baño de multitudes que se merecen.

Por cierto... ¡feliz fin de semana!

7 comentarios:

pez dijo...

Y luego cuando consigues entrar y te estampan contra la ventana que está enfrente de la puerta y te das cuenta que te tienes que bajar en la siguiente estación y no hay manera de salir y tienes que seguir disfrutando del sobaquito del de al lado.

cigui dijo...

Enhorabuena a toda la gente que utiliza el transporte público. Yo, desgraciado de mí, me tengo que joder todas las mañanas, coger el coche, poner música que no le gusta al resto de la gente pero a mí sí, me pongo el aire acondicionado o la calefacción según convenga, dejo el ordenador en la parte de atrás porque hay espacio libre y me jodo con mi trayecto de 8 interminables minutos hasta llegar al trabajo. Tengo que aparcar a 50 metros de la puerta con lo cual no me da tiempo a fumarme un cigarro. Joder, si es que no son más que desventajas.

Acus dijo...

Es que "Eau de personalité" es un aroma universal, jeje.

Yo soy muy caluroso (en invierno siempre llevo manga corta debajo del jersey) y es que en el transporte público se dan dos casos: o ponen el aire acondicionado a tope y nos congelamos, o ponen la calefacción a tope y sus resultados son mucho peores..., en fin, nunca llueve a gusto de todos, aunque aquí, en Leganés, ha llovido esta mañana, ¡yujuuuu!

Buen finde, Perovsquita

Perovsquita dijo...

PEZ: Eso es lo peor... cuando te das cuenta que tienes que tratar de conseguir llegar al otro lado, y parece que nadie te deja aunque no haces más que decir que ya es tu parada.

CIGUI: Oh! que pena... no puedes fumarte un cigarrito en esos 50 metros... pues.... DEJA DE FUMAR!!
Ya verás como todo entonces son ventajas.

ACUS: Lo de la calefaccion/aire acondicionado en los sitios públicos, es algo que nunca acabaré de entender...

FELIZ FINDE A TODOS!

alida dijo...

No hay como madrugar, bañadito y así tener las pilas cargadas
Los olores ufsss a veces hay unos insoportables
Feliz fine

El búho rojo dijo...

El problema es que el hombre es un animal social y como apenas tenemos contactos los unos con los otros, excepto en internet, pues lo que quieren es que nos vayamos conociendo más... pero como nadie dice nada...

¿te imaginas que cada vez que entrases en el metro dijeses buenos días y preguntases al viajero de al lado como le van las cosas???

Bueno, sería un entretenimiento y tal vez hasta algo positivo...

Eso sí... el aroma de humanidad, no lo vamos a perder... es el problema de ser humanos... en el metro!!!

Lunarroja dijo...

Pues con el coche tampoco ha sido mejor. ¡Por Dios, qué atasco esta mañana!
Madrid está imposible... y mira que me gusta mi ciudad, pero lo del tráfico es horrible.
Aprovechemos el fin de semana, sí.