10 de noviembre de 2006

Apretones de manos.

Hace bastante tiempo, me contaron que en un apretón de manos se podían extraer algunas características de la persona que te lo daba.

Por aquellos entonces, estaba encaminado al mundo empresarial, como pasar una entrevista de Recursos Humanos, y como dar una impresión acertada de tí mismo para el puesto al que aspirabas.

El otro día me acordé de esto, pues lo de conocer a tus nuevos compañeros, en muchos casos, implica nuevos apretones de manos.

Es curioso como en tan solo un choque de dos manos, extrañas la una de la otra, se puedan aprender algunas cosas.

En los 3 o 4 segundos de que consta, eres capaz de constatar el carisma, la voluntad y la fortaleza de las personas.
Y.. curiosamente, esto suele estar muy muy relacionado con el puesto de trabajo que ocupan.
Es decir, una persona con muchas responsabilidades y alto cargo te propinará un mayor apretón de manos que aquel que no tiene bajo su persona responsabilidad alguna.

Os podreis imaginar el apretón de manos que me dió mi jefé.
Fuerte, muy fuerte.
Si hubiera durado algo de tiempo más, estoy segura que me habría terminado haciendo daño. Claro está, que yo tambien soy un poco tirillas.
Así que, tengo pendiente el tema de hacerme valer e imponer respeto, en el primer contacto. Claro que luego cuando se me conoce... queda demostrado que soy de mantequilla (en el mejor sentido de la expresión).

En fin. Paranoias de un viernes a puntito de empezar el fin de semana.
Disfrutad del finde!!

6 comentarios:

isterica dijo...

A mí el otro día lo que me pasó es que al presentarme a unos compañeros nos quedamos en una especie de besos-manos. A ver, que fui a dar la mano y como soy mujer se acercaban a darme dos besos. Y claro, eran compañeros, ni amigos ni jefes. Así que no sabíamos muy bien cual era el protocolo a seguir. Al final, las dos cosas.

Perovsquita dijo...

jejeje.

A mi me pasa lo mismo. No sabes si tender la mano o poner la mejilla.

Yo normalmente doy unos segundos a ver que es lo que hace el/la otr@.

Acus dijo...

A veces, no me espero que el apretón de manos sea tan fuerte, que mi sonrisa disimula e intenta acallar las palabras que tengo en mente: "para, paraaaa, suelta yaaaaaa".

alida dijo...

Te mando un lindo apretón de mano
Más bien seria mudras para ti que pases un bello fin

Anónimo dijo...

Es así como dices!
Un apretón de manos puede "hablar" mucho de la persona que lo da.

:)

pingus dijo...

eso de los jefes es porque utilizan mucho las bolas esas anti-estrés y se les va endureciendo la mano.

A mi me jode bastante un tipo de dador de manos, corresponde con el dador acaparador, que es aquel que no te deja meter tu mano en la suya ya que realiza el cierre/apreton muy pronto de forma que a lo sumo llegas a introducir 3 dedos y quedas como un marica de playa.