23 de junio de 2006

El mundo de los abrefáciles: ¿Falacia o realidad?


A día de hoy, se han hecho, estoy completamente segura, multitud de monólogos, chistes y charletas varias al respecto del tema que propongo hoy.

Pero es que en realidad, el mundo del abrefácil entraña numerosos engaños a los que nos tenemos que enfrentar todos los días e incluso nos somete y supedita nuestra autoestima.

Desde que alguien tuvo la maravillosa idea de modificar la forma de abrir los tetrabriks, la superación en el método y la infinitud de formas ha inundado el mercado.

Al principio, (sobre tetra-briks me refiero), lo único con lo que se conformaban era con marcarte la esquina o pico sobre el que tenías que aplicar tus tijeras. Es verdad, que ello indicaba la necesidad de disponer de unas tijeras u objeto cortante, pero en mayor medida, te permitía diseñar la forma en que verter el contenido. Pequeño, grande, estrellado....

Después, alguien tuvo la genialidad, de marcar la esquinilla, con puntitos recortables, de tal modo que el uso de la tijera no fuera necesaria. La idea era buena, pero no así su resultado. La mayoría de las veces te quedabas sin mano, y por supuesto sin el envase abierto, hasta que finalmente cogías las tijeras.
Mejoraron este método calando un poco más los puntitos, de modo que llegó a ser cómodo, al menos para mí, cuando otro "lumbrera", decidió mejorar la apertura.

Y... la mejoraron, vaya si la mejoraron. (No se si se puede entrever la ironía en mis palabras). El caso, es que decidieron abrir un orificio en la parte superior del envase, de modo que el contenido saliese. El problema que ofrece este método, es que... la pegatinilla alumínica que protege el líquido, presenta muchísimas dificultades a la hora de pespegarse, partiendose a la mitad, o rompiendose de modo que al final, hay que recurrir o a unas tijeras o a un cuchillo.

Pero además, en el supuesto de haber llegado a éxito la operación anterior, posteriormente está la fase y el procedimiento complicado de verter el líquido o contenido en un vaso sin derramar nada, acción si me permiten decirlo, IMPOSIBLE.

Y.. para ello, han llegado más allá sus pesquisas. Han insertado un chirimbolo de plástico en el que han introducido la pegatinilla alumínica a la que hacía referencia anteriormente, con los mismos problemas, logícamente.
El caso es que este chirimbolo tampoco es un gran invento. Reduce de alguna forma el líquido que se vierte, pero aún así... en mi opinión lo mejor era utilizar las tijeras.

Y.. aún no hemos entrado en los abrefaciles de lata. Que esos... tambien se las traen.
Cuando no te quedas con el chisme de la mano, no puedes ni levantarlo de la lata, o.. se rompe cuando llevas la lata a la mitad... Vamos... que la mitad de las veces hay que recurrir al típico abrelatas tradicional.

Así que... desde aquí.. solicitar un poco más de subvención a la I+D de los alimentos y sus contenedores, a ver si conseguimos que lleguen a una solución óptima, que se ve que los ingenieros del abrefácil lo intentan...

7 comentarios:

pingus dijo...

Odio los abrefaciles de bastantes marcas de leche, con muchas de ellas te quedas con el tirador de plástico en la mano sin haber realizado su función que es abrir, teniendo que recurrir posteriormente a "asesinar" a cuchilazos la apertura.

Peor todavía es lo que pasa con algunas marcas de zumo y de gazpacho, que disponen de una anilla que altirar de ella se estira y tira de abridor, en la mayoria de casos tienes que tirar demasido de la anilla, te haces daño y encima esta se rompe sin abrir el envase.

No obstante hay determinadas marcas que disponen de abrifaciles de calidad, basados en los mismos métodos, pero de mayor eficiencia y fiabilidad.

Perovsquita dijo...

Perdona, pero... discrepo contigo.

Si el abrefácil es bueno... el contenido o bien no lo será, o bien, terminará derramándose, a pesar de ser bueno el abrefácil.

pingus dijo...

discrepo; buena parte de los abrefaciles son para tirar a la basura pero hay algunos que cumplen con su función de forma eficiente.

Si a lo que te refieres a que sean tambien cierra faciles y sean estancos para evitar la degracación aerobia de su contenido, ninguno lo es, y menos todavía el colocar una pinza para realizar el cierre del envase abierto. Pero se llaman abrefaciles, no cierraestancos.

Perovsquita dijo...

pero entonces... si son cierra-estancos... ¿donde vas a comprar el tabaco?

pingus dijo...

tu humor surrealista esta llegando a su grado maxímo de esplendor y madurez.

jaivan2001 dijo...

Lo peor del mundo, es que los abrefaciles todavía no han llegado al mundo de los esparragos (por lo menos los que compra mi madre). Se empeña en comprar las latas finas estas de esparragos y tenemos un abridor de los clásicos, de los de arriba-abajo haciendo fuerza y con estas latas es imposible porque pega en la mesa, así que o bien te arribas al borde de la mesa con el consiguiente esfuerzo por mantener el equilibrio, a la vez que vas girando la lata rectangular, o lo haces en el aire qeu ya ni te cuento.

¿Por que no ponen abrefacil en los esparragos o hacen las latas más anchas?. ¿o es mi madre que debería comprarse un abrelatas electrico de esos?.

No sé, no entiendo nada.

Perovsquita dijo...

Es cierto lo de algunas latas de conservas, que son demasiado estrechas para poder utilizar un abrelatas tradicional.
A lo mejor es una táctica para que todos nos compremos abrelatas eléctricos...